Los medios en contubernio con el poder

0
139

‘’La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural’’. Federico Fellini.

Por: Carlos Martínez Márquez

Si hay algo que fue concebido, en la sociedad cósmica, para observar al mundo con más versatilidad para ponernos en contacto con la gente, y en ciertos casos expresarnos, ese ha sido el uso de la televisión. La misma, es uno de los pocos entretenimientos al que la gente de clase media hacia abajo, la clase que más gente tiene, la convierte en el medio más famoso y usado en nuestra sociedad global, seguido por el internet la cual absorbe a los jóvenes y últimamente a los mayores, cuya utilidad en cuanto a su uso ha sido incorrecta.

Hoy día enfrentamos dos fenómenos de la comunicación de consumo de masas como lo es la televisión y las redes sociales, que como problema nacional sería muy difícil controlar o resolverlo pero no es imposible, que una solución sería ralentizar el modo de acostumbrar a las nuevas generaciones de lo que realmente, son las redes sociales y la televisión. Al ritmo que los medios controlan a la población, el descaro de los mismos de cómo nos ven y califican ocasiona un gran problema y la gente tomaría tanto poder de manera brutal. Pese a que leer un libro es mucho más económico, la gente está enajenada con el uso de la televisión.

Ya en la parte política, lo que atañe a corrupción, la televisión tiene demasiada influencia en las personas y toda la sociedad global, incluyéndonos. Eso abarca de clase media para abajo, cuya clase está apegada a lo que se diga y haga en televisión, ya que es uno de los pocos métodos de entretenimiento que encuentran.

La corrupción en los medios de comunicación genera royalties extraordinarios y millonarios… por qué? Porque los gobiernos ejercen más un ‘’poder mediático’’ que un poder de acción: la difusión de las intenciones y los planes del gobierno son amplios, pero se concretizan en márgenes muy bajos. ¿Cuál es el esquema de la propaganda oficial? Bien, la distribución de publicidad en los medios de mayor rating; esto evita de que la presidencia mediática se enoje y se pelee con la crítica de los medios a su gestión.

En este país, el vínculo entre los medios y la política dan lugar a una metamorfosis: los políticos buscan dirimir la justicia en tribunales mediáticos, mucho antes de dar con la verdad jurídica. La preocupación de los gobiernos es el poder de su imagen y no el ejercicio de autoridad con la que están comprometidos. Hace tiempo que los medios dejaron de ser el lugar de combate en los asuntos públicos, en donde los intermediarios eran los de la sociedad civil y la política. Ahora, los medios son protagonistas y productores de escándalos de escrutinio público; la nota son ellos, sus litigios, las demandas judiciales y la pugna con los actores políticos, lo que pone a los comunicadores asumir su condición explicita de ser un adversario político más.

Libertad de prensa no existe como tal, mientras hayan medios y comunicadores al servicio de los gobiernos enalteciendo su soberbia y egolatrías. Es inaudito que los recursos del erario que le corresponde a cada contribuyente sean destinados a mantener los medios a merced de sus caprichos, haciendo estos de la población lo que tienen que decir y lo que la población tenga que escuchar. Finalmente- [‘’no guardo opinión alguna con relación a los llamados speakers (bocinas) de radio y  televisión; solo me preocupa que la verdad nunca sea ni siquiera a medias’’]. Es fácil manipular a la población en la medida que esté menos concientizada. Lamentablemente, la democracia no viene por sí sola, hay otros componentes que se enquistan en su vientre y desde ahí nos llega de todo.

El autor es escritor y articulista.

Derechos [email protected] 2019

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.